Se acabó el período de adaptación. Este viernes 12 de octubre comienza a aplicarse en todas las estaciones de servicio de la UE el nuevo etiquetado para gasolina, gasóleo y combustibles gaseosos. Con esta medida se trata de simplificar la selección al conductor e identifique de un vistazo el tipo de carburante que necesita para llenar el depósito de su vehículo, en particular cuando viaja al extranjero, independientemente del idioma o de la marca comercial. Pero no habrá que aprenderlos el primer día y por obligación, puesto que la nueva nomenclatura es complementaria a las actuales denominaciones, como la gasolina 95 o el diésel, que seguirán estando en vigor como hasta ahora.

La gasolina estará representada por un círculo – O
El gasóleo por un cuadrado – 
El gas por un rombo – ◊

La nueva nomenclatura será aplicada también en Islandia, Liechtenstein, Noruega, Macedonia, Serbia, Suiza y Turquía, quienes no pertenecen a la UE, pero sí guardan importantes acuerdos políticos y comerciales. Estas pegatinas no solo aparecerán en los surtidores, sino que también la tienen que introducir los comerciales de vehículos; los nuevos coches, motos, triciclos, cuatriciclos, vehículos comerciales y autobuses o autocares que se matriculen a partir de este 12 de Octubre deberán de incluir el etiquetado europeo en sus manuales y en la tapa del depósito.

La gasolina se identificará a partir de ahora con un círculo dentro del cual aparecerá el texto E5, E10 o E85, un símbolo que convivirá con los rótulos actuales. Estos números indican la cantidad de etanol que contiene el carburante (un 5%, un 10% o un 85% de etanol).

El diésel tendrá una etiqueta cuadrada y en su interior los símbolos B7, B10 o XTL, en referencia a la proporción de los componentes de biodiésel presentes en el combustible, un 7% y un 10% en el caso del B7 o B10, y al gasóleo sintético, elaborado a partir de sustancias distintas al crudo.

Los combustibles gaseosos, de menor uso, son los que tienen la nomenclatura más variada. Incluidos en una etiqueta romboidal, tienen cuatro variedades: H2 para el hidrógeno, CNG para el gas natural comprimido, LPG se refiere al gas licuado del petróleo y LNG al gas natural licuado, explica la Asociación Española de Operadores de Productos Petrolíferos.

Anfac (Asociación Española de Fabricantes de Automóviles y Camiones)explica que los vehículos de gasolina de los conductores españoles suelen ser compatibles con la etiqueta E5 o E10, y con los símbolos B7 o B10, en el caso de los motores diésel. La asociación explica que, por ejemplo, la gasolina súper 95 vale tanto para la nomenclatura E5 como para la E10. Por otro lado, desaconseja que los dueños de los vehículos matriculados antes de este viernes, que no llevan el nuevo etiquetado, apliquen la nomenclatura europea a sus coches.

De momento, es complicado en España encontrar etiquetas E85 para la gasolina o XTL para el gasóleo, dos variedades que están más difundidas en otros países. Más adelante, también habrá etiquetas para el coche eléctrico, que se identificará con otra forma diferente y un texto interior tanto en el coche como en el poste eléctrico.

El ESP es ya obligatorio en la Unión Europea

ESP en funcionamiento

Centralita ABS 9ªgenDesde el pasado 1 de noviembrede 2014 todos los turismos de nueva matriculación y vehículos comerciales ligeros con un peso bruto de hasta 3,5 toneladas ha de venir equipados de serie con el Programa Electrónico de Estabilidad (ESP). Para el resto de vehículos, la normativa entrará en vigor un año más tarde.

El ESP es uno de los sistemas de seguridad más importante en el automóvil. Según estudios independientes, hasta el 80% de los accidentes producidos por derrape podrían evitarse si todos los vehículos estuvieran equipados con este sistema de seguridad activa.

En 2014 el 84% de todos los vehículos de nueva matriculación en la Unión Europea estaban equipados con este sistema, porcentaje que baja hasta el 59%, si consideramos las cifras a nivel mundial.

El ESP es la evolución lógica del sistema antibloqueo de frenos, ABS, desarrollado por Bosch en 1978. Hoy en día, el ESP es mucho más que un mero sistema anti-derrape. Una serie de funciones de valor añadido representan actualmente la mayor parte de su rendimiento, incluyendo la capacidad del ESP para evitar que un vehículo se desplace hacia atrás durante los arranques en pendiente. También es capaz de estabilizar los remolques en los giros y reducir el riesgo del llamado “efecto tijera” en los vehículos con caravana y corregir los efectos de desequilibrio producidos por del desplazamiento de la carga en los vehículos comerciales ligeros

ESP en funcionamiento