Los calentadores en tu motor Diesel… y como prevenir averías.

Consejos para evitar averías con una buena revisión de los calentadores.
Te recomendamos la revisión del sistema de precalentamiento del motor diésel al menos una vez al año.
¿Por qué los motores diésel instalan calentadores?
El punto esencial es para un buen arranque en frío, pero esa no es toda la historia. Incluso en temperatura de un caluroso verano (lo cual sigue lejos de la temperatura de funcionamiento de motor) los calentadores funcionan en fase de arranque, aunque temporalmente se note menos sus defectos; pero son una parte indispensable del sistema de escape y emisiones. Y funcionan durante todo el año así que podrían necesitar reemplazo en cualquier momento.

Todos sabemos que cuando bajan las temperaturas, los motores diésel necesitan el calor de los calentadores para ponerse en funcionamiento. Como resultado, estamos acostumbrados a sustituir los calentadores en los meses más fríos. Pero, ¿sabías que los calentadores también son esenciales para la depuración de los gases de escape y las bajas emisiones? ¿O que desempeñan un papel en la prevención de la obstrucción de la válvula de recirculación de gases de escape (EGR)? Incluso ayudan a regenerar el filtro de partículas (DPF).

En estos días, los calentadores van más allá de permitir que arranque un motor frío. También han asumido una serie de tareas durante todo el proceso de funcionamiento del motor, sea cual sea la época del año y su función sirve para hacer que la combustión del gasóleo sea más limpia y cumplir con las regulaciones medioambientales cada vez más estrictas. Esto significa que las revisiones proactivas de los calentadores son más esenciales que nunca, en cualquier temporada. Desde la gestión de emisiones hasta la reducción de los costes de reparación en otras partes del motor, los calentadores simplemente no pueden fallar.

Aquí está la guía de cuatro puntos que da el experto sobre cómo los calentadores son importantes para los motores diésel, más allá de los arranques en frío.

  1. Eficiencia y emisiones.

Cuando las temperaturas exteriores son bajas, los calentadores se activan usando el voltaje de la batería para calentarse hasta temperaturas muy altas, y a su vez calentando el aire de la cámara de combustión. Gracias a los continuos desarrollos en la tecnología de los calentadores, este precalentamiento puede ocurrir de forma extremadamente rápida; por ejemplo, el calentador cerámico de alta temperatura de última generación (NHTC) alcanza los 1.000°C en menos de dos segundos. El rápido precalentamiento de estos avanzados calentadores permite que el motor arranque de inmediato y funcione con más facilidad. Las emisiones de contaminantes y el hollín se minimizan, desempeñando un papel vital para garantizar el cumplimiento de las normas EURO de emisiones.

Las gamas NHTC son ideales para las necesidades de calentamiento intermedio de la válvula EGR, el DPF y la cámara de combustión. Pueden calentar durante más de diez minutos a una temperatura de hasta 1.350°C; haciéndolos imprescindibles en equipos originales para muchos fabricantes de automóviles.

Los calentadores de hoy incluso contribuyen a una emisión de gases de escape más limpia una vez que el motor comienza a funcionar. Al generar un «postcalentamiento» durante varios minutos después del arranque, ayudan a garantizar que el gasóleo se queme completamente durante la fase de calentamiento del motor, reduciendo también la aparición de carbonillas que colapsen los sistemas de recirculación, las cuales generan averías de de alto coste.

       2. Manteniendo limpia la válvula EGR

Los calentadores también benefician a la salud de la válvula de EGR al producir lo que se conoce como un » calentamiento intermedio». A bajas temperaturas de los gases de escape, la válvula EGR tiende a carbonizarse, lo que afecta su capacidad para reducir las partículas del automóvil y las emisiones de óxido de nitrógeno hasta que finalmente la válvula necesita un costoso reemplazo.

Sin embargo, la acumulación de carbonilla puede reducirse, si la unidad de control electrónico (ECU) activa los calentadores mientras el motor está en marcha. Esto crea un calentamiento intermedio que evita que la temperatura de los gases de escape caiga por debajo del nivel crítico.

       3. Regenerando el DPF

El calentamiento intermedio es igualmente vital para la salud del filtro de partículas. Aunque el DPF tiene la misión continua de reducir las emisiones de los automóviles diésel, solo tiene una capacidad limitada para capturar y almacenar el hollín de escape. Por lo tanto, tiene que ser regularmente «regenerado» (el carbón atrapado debe ser quemado) para poder seguir filtrando de manera efectiva.

Para regenerarse, el DPF debe calentarse a más de 600°C durante aproximadamente diez minutos. Por lo tanto, la ECU inicia una serie de medidas para lograr esto, una de las cuales es un llamado «calentamiento de regeneración» de los calentadores a más de 1.000°C, incluso con el motor caliente. Esto eleva la temperatura de la cámara de combustión, que a su vez aumenta la temperatura de los gases de escape, ayudando a la regeneración de DPF. Sin embargo, los calentadores defectuosos pueden provocar que el DPF no se pueda regenerar, lo que ocasiona su obstrucción, y lo que a su vez significa que será necesario un costoso reemplazo del DPF.

        4. Evitar el enfriamiento excesivo.

Los calentadores también contribuyen a otro aspecto de la combustión. Es vital que se evite que la cámara de combustión se enfríe demasiado cuando se conduce en circunstancias de prolongado freno motor (como pudiera ser un descenso prolongado), cuando no aceleramos y el automóvil se mueve gracias a su inercia, la temperatura de los gases de escape del automóvil cae. Cuando se vuelve a acelerar, el motor inicialmente emite demasiados gases de escape y hollín. Activando un calentamiento intermedio de los calentadores en las fases de inercia se contrarrestan estos problemas.

Estar siempre atento a los calentadores defectuosos es vital para la protección de otras partes del motor y reducir la aparición de averías futuras. Los calentadores tienen beneficios tan amplios que es esencial verificar que estén en buenas condiciones y reemplazarlos si es necesario, incluso en verano. Además de minimizar sus emisiones, mantendrá unos costos bajos al garantizar una larga vida útil para el DPF y la válvula EGR.